lunes, 17 de noviembre de 2014

ME HIERVE LA SANGRE, TOMA DOS.


A finales del 2011 me lie la manta a la cabeza y abrí este blog.
Tres años ya y —como decía la canción— parece que fue ayer.
Aunque lo he tenido abandonadito una temporada, vuelvo con energía y cabreos renovados. No, no me he amansado. La razón y el motivo es que he estado muy ocupada corrigiendo un libro de viajes, veinte años de viajes, nada menos.

Muchas han sido las críticas a mi bullicio, burbujeo y calentamiento global. Me hierve la sangre por muchas cosas y soltar lastre es muy beneficioso para mi salud.

“A Ana Vázquez la conocí virtualmente por un tuit cabreado, y llegué solita a estas "yeserías" que me han ganado a pulso.” Así comenzaba la reseña de mi novela DEBORAHLIBROS. Así que mi irritación ha valido para algo, qué digo, para mucho. Si mis cuentos yeseros han sido capaces de atraer su atención me doy por satisfecha.
Como dijo José Manuel Ferradas en la… ¿presentación? (bueno, digamos jolgorio) del libro: “Tiene metido el trueno en la garganta, la revolución en el cerebro y el látigo en la lengua. (…) Su lenguaje directo evita el equívoco y, a veces, solo a veces, adquiere una rudeza casi brutal.”
Cierto es. Hablo como escribo y escribo como hablo. Laísta y ácida como una bestia parda.

Es mi blog y escribo lo que (y como) quiero.

Bienvenidos a los nuevos y bien hallados a los de siempre.

Gracias por leer.