domingo, 30 de septiembre de 2012

Me escriben cartas ...



El Banco de Sabadell me ha escrito esto :

Buenas tardes Ana: ¿Cómo está? Espero que el asunto bancario que comentaba en su Blog se haya resuelto favorablemente. No sé si habrá sido oportuno preguntarle por ello, pero en todo caso querría saber si hay algo que podamos hacer para que recupere la satisfacción en una entidad bancaria, en esta oficina aceptaríamos el objetivo
Reciba un cordial saludo

Y yo he contestado :

Buenos días,

Le pido disculpas por no haber contestado antes a su correo, pero debido a una situación familiar muy complicada llevo varios meses lejos de todo este barullo de internet.

Sobre el asunto bancario le diré, que como preveía en mi blog (http://quecabreotengo.blogspot.com.es/2012/01/no-somos-tontas.html) , el Banco de España resolvió dando la razón a Banesto, es decir, un Banco puede chulear a su cliente hasta quince días una pensión o nómina. Y es LEGAL. Es más : BANESTO ("su Banco, su Amigo") en su versión de los hechos, daba por supuesto que la entidad "elegida" eran ustedes, BANCO DE SABADELL, y que yo -que suponen debo tener un cociente intelectual cercano a una gamba roja- "confundía" una OFERTA de su banco (o sea, pagar las pensiones de la SS el día 25, que es cuando las hacen efectivas) con la realidad. Lo más surrealista es que BANCO DE ESPAÑA ha dado por cierta la versión de BANESTO.

Evidentemente mi relación con los bancos es como el de una esposa engañada. Jamás volveré a confiar en una entidad bancaria, y desde luego, mis ahorros de toda la vida están a buen recaudo, lejos de DEUDAS SUBORDINADAS, PREFERENTES y otros productos que se ha demostrado son el timo de la estampita.

Como he dicho en varias ocasiones sólo me queda el recurso del pataleo. Y tal y como esta el patio -sólo hay que asomarse un poquito a twitter- el campo está abonado. Sigo, y me siguen, varias asociaciones de afectados por preferentes, timados por bancos, yayoflautas, perroflautas, hippies y sindicatos andaluces, que están -estamos- dispuestos a salir a la calle, berrear como posesos,e incluso tomar alguna sucursal bancaria como protesta. Sería para mí un honor dormir en un cuartelillo por haber intentado que mis hijos tengan un futuro, como mínimo equiparable al de mi generación.

Reciba un saludo.
Ana Vázquez